Científicas alertan de la disminución de mujeres en las carreras STEM por la expansión de los estereotipos en las redes

cientificas-alertan-de-la-disminucion-de-mujeres-en-las-carreras-stem-por-la-expansion-de-los-estereotipos-en-las-redes

Científicas alertan de la disminución de mujeres en las carreras STEM por la expansión de los estereotipos en las redes

  • Durante un debate organizado por la Fundación GADEA han pedido una mayor presencia de la igualdad en la agenda política y se han mostrado preocupadas por la expansión de movimientos en contra de las mujeres
  • Achacan el desequilibrio actual a factores como la desigualdad histórica, los estereotipos inconscientes o la falta de confianza y aseguran que la solución no es adoptar patrones masculinos
  • La Fundación Gadea ha incorporado 50 nuevas científicas a su Consejo Científico Asesor, elevando a 260 el número de miembros, para visibilizar la importancia de la mujer en la ciencia

La Fundación Gadea por la Ciencia, el mayor lobby de científicos de Europa, ha reunido hoy en la Asociación de la Prensa de Madrid a científicas de la talla de María Blasco, directora del CNIO y consejera de la Fundación Gadea; Susana Marcos, directora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica del CSIC y consejera de la Fundación Gadea; y Clara Benedi-García, doctoranda especialista en Tecnologías Ópticas, coordinadora del área de Mujeres en Óptica y Fotónica de la Sociedad Española de Óptica, para debatir sobre la situación actual de la mujer en ciencia y los grandes retos de futuro que tendrán que afrontar en materia de género.

Durante el encuentro, celebrado en el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña y la Ciencia que se conmemora el próximo día 11, han alertado del paso atrás de las mujeres en las carreras STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics), como “consecuencia de la expansión de estereotipos y sesgos a través de las redes sociales”, en opinión de Blasco. Para ellas, la solución pasa por “re-enfocar el curriculum educativo de ciencias en primaria y secundaria para fomentar el interés por descubrir y aprender ciencia, con programas de laboratorios e interactivos, aprovechando materiales pedagógicos”, declara Marcos. Benedí destaca que “a partir de los seis o siete años las niñas empiezan a asociar la inteligencia como una cualidad de los niños, y durante los estudios en el instituto es difícil encontrar referentes de mujeres científicas en los libros de texto, por lo que las alumnas no se ven a sí mismas como posibles científicas. Yo misma, en el momento de elegir carrera, no me consideraba lo suficientemente inteligente como para estudiar Físicas”.

En el debate moderado por Noemí Gómez, de la sección de ciencia de la Agencia EFE, las tres científicas han denunciado que la igualdad no está lo suficientemente presente en la agenda política. La directora del CNIO ha recalcado que “vivimos en un mundo patriarcal donde los hombres tienen un poder desproporcionado, pero las causas por las que sucede esto se han enumerado y se pueden solucionar si se pone a la igualdad en la agenda política”. Una agenda por la que las tres científicas se han mostrado preocupadas en un momento en el que hay partidos políticos en EE.UU., Brasil, Italia y España “que van en contra de las mujeres”.

Para ellas el desequilibrio actual se debe a diversos factores, como la desigualdad histórica, los estereotipos inconscientes o la falta de confianza, y aseguran que la solución no es adoptar patrones masculinos. “La visibilización del talento femenino y la promoción de la igualdad de oportunidades para todos” es el eje sobre el que deben girar las actuaciones de las administraciones públicas para que la mujer mejore su estatus en el ámbito científico, en opinión de la directora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica del CSIC. “El acceso de más mujeres en puestos organizativos y de alta responsabilidad debería generar una cultura de fomento del valor de la contribución de la mujer en la ciencia, y dinámicas más avanzadas e igualitarias”, añade.

Consideran necesarias las cotas para lograr esa igualdad ya que “avanzar en ciencia es más complicado para una mujer que para un hombre: un estudio de 1997 calculó que una mujer tiene que ser 2.5 veces más productiva que un hombre (en términos de citas, publicaciones de primera autora, etc.) para que sean considerados por igual”, señala Benedí. Para ella, es fundamental el compromiso de las Administraciones Públicas: “Tienen la capacidad de potenciar políticas como la creación de comisiones que hagan un seguimiento de la composición de los tribunales, de los resultados en las plazas de acceso y de la promoción, que fomenten la visibilidad de las científicas y otras muchas medidas, como la equiparación de las bajas por maternidad y paternidad, usar curriculums ciegos o la imposición de cuotas”.

La Fundación Gadea por la ciencia, el mayor lobby de científicos de Europa, acaba de incorporar 50 nuevas científicas a su Consejo Científico Asesor, elevando a 260 el número de miembros, para visibilizar este problema y lograr soluciones conjuntas para colocar la ciencia española en el lugar que merece.

  • Share Via: