Lograr INMUNIDAD mediante la vacuna o infección, ¿qué es mejor?

lograr-inmunidad-mediante-la-vacuna-o-infeccion-que-es-mejor

Lograr INMUNIDAD mediante la vacuna o infección, ¿qué es mejor?

28/02/2021 – Dr. Juan García Puig

Mi hijo de 18 años me pregunta si no sería mejor “coger el virus” y reanudar su vida normal en pocos días, que esperar a la vacuna

En ambos casos (vacuna / infección [si supera la enfermedad]) conseguiría INMUNIDAD, pero de forma y con posibles consecuencias muy diferentes.

Hay tres aspectos de la infección – enfermedad COVID-19, que hoy por hoy NO podemos precisar en TODOS los casos:

  • ¿Quién ha tenido y quién NO ha tenido la enfermedad (con absoluta seguridad)?
  • ¿Quién ha desarrollado inmunidad protectora y quién NO?
  • ¿Cuánto tiempo dura esa “INMUNIDAD NATURAL / PROTECTORA”.

Si pudiéramos disponer en TODOS los CASOS de una RESPUESTA NÍTIDA a estas TRES PREGUNTAS, podríamos “NO vacunar a quienes han superado la enfermedad”, y así disponer de muchas más dosis para las personas que necesitan la vacuna.

Para valorar la IMPORTANCIA de VACUNAR a TODA la POBLACIÓN cuanto antes, debemos comprender el concepto de INMUNIDAD de GRUPO.

Tres ideas, para entender la necesidad de VACUNAR a todo el MUNDO cuando ANTES:

1.- Los virus solo pueden reproducirse en el interior de células. Si no logran reproducirseà mueren y desaparecen. Es lo que ha sucedido con el virus de la viruela, gracias a la vacunación masiva, universal. En 1980 la OMS declaró la viruela extinguida.

2.- INMUNIDAD de GRUPO

(figura izqda.): Si TODOS estamos INMUNIZADOS frente al virus SARS-CoV-2, el virus desaparecerá. Como NO es probable que los 7.600 millones de personas que habitamos este planeta tengamos un sistema inmunológico preparado para combatir el virus, es NECESARIO que seamos los más posibles, de forma que alcancemos el OBJETIVO de “INMUNIDAD de GRUPO”. ¿Qué significa? Que una gran mayoría de la población (70- 80%) YA ESTA INMUNIZADA, y el virus solo puede reproducirse en pocas personas (azules de la figura anterior). La mayoría de los azules están “protegidos por la “INMUNIDAD de GRUPO”; el GRUPO inmunizado “protege” a las personas sanas (azules) de ser infectadas por el virus.

3.- Cuanto más se reproduzca el virus más probabilidades hay de que surjanmutaciones. Cuando el virus entra en la célula libera su material genético. Este material genético (“libro de instrucciones” para fabricar copias del virus) utiliza la maquinaria de la célula huésped para generar miles de copias del virus. Las copias del virus salen al exterior de la célula y la célula muere. Los miles de virus generados invaden nuevas células, y así sucesivamente. Al producirse millones de copias, algunas pueden tener diferencias o “errores en la copia del material genético” con respecto al patrón original. A estas “copias con errores – diferencias” les llamamos mutaciones o virus mutados.

Las “mutaciones” o variantes mutadas del virus, desde la óptica de las personas, pueden ser buenas, malas, o neutrales. Son “buenas” cuando las mutaciones hacen que el virus sea inviable (como en el caso de los embarazos que terminan en abortos, porque genéticamente eran inviables). Las mutaciones son “malas” cuando hacen que el virus sea más peligroso, bien porque esos virus (“hijos – nietos – bisnietos, etc.” de los originales) se propagan con mayor facilidad o porque a nuestro sistema inmunológico le cuesta más combatir esos virus. Tenemos un buen ejemplo con los virus de la gripe. Con mucha frecuencia el “virus de la gripe cambia” (=muta) y es muy difícil predecir la cepa del virus mutado que va a causar la gripe el próximo año. En el caso del coronavirus SARS-CoV-2 han surgido algunas variantes (=”mutaciones”) que ocasionan que el virus se propague con mayor facilidad.

Por eso es tan IMPORTANTE conseguir la INMUNIDAD de GRUPO lo antes posible; para evitar que se generen copias del virus muy diferentes (=mutantes) que puedan NO ser reconocidas por los anticuerpos y células T (inmunidad celular), preparados para neutralizar al virus original y a sus variantes (figura superior).

La INMUNIDAD (=defensas) que nos ofrece la vacuna, o la que adquirimos de forma natural al superar la infección, es específica para el coronavirus original y para algunas de sus variantes, pero NO para TODAS las variantes posibles del virus (=mutaciones), que aumentarán en la medida que el virus siga reproduciéndose. De ahí la importancia de conseguir la inmunidad mundial cuanto antes.

¿Vacuna o Infección para conseguir INMUNIDAD?

Los jóvenes, a diferencia de los mayores y ancianos, tienen un riesgo muy bajo de enfermar y sufrir consecuencias graves de la COVID-19 (hospitalización, UCI, muerte). En la Comunidad de Madrid, por debajo de los 40 años se han registrado 12 fallecidos en casi 4 meses (0,3% del total de muertes por COVID-19; (figura izquierda). Y, al contrario, el 85,2% de los fallecidos tenían más de 70 años (figura izquierda).

La mayoría de los contagios se producen durante el periodo de incubación del virus (3-7 días tras el contagio), cuando la persona infectada sigue haciendo vida “normal” porque se encuentra bien. Después, si hay síntomas, el enfermo se encuentra mal y se recluye en su domicilio.

Es en el periodo “asintomático” (3 a 7 días tras el contagio) cuando una persona TRANSMITE mayor cantidad de virus a otros (tal vez a padres, abuelos, en el trabajo, ámbito docente, domicilio, etc.). Es cuando pueden surgir formas graves de la enfermedad que aboquen a la hospitalización à UCI à y posible fallecimiento.

Por tanto, en mi opinión, conseguir la INMUNIDAD vía INFECCIÓN, es asumir un RIESGO, para el propio sujeto y para los demás, en nuestras condiciones de vida habituales, moral y socialmente INACEPTABLE.