Dexametasona:¿un fármaco “milagroso”?

dexametasonaun-farmaco-milagroso

Dexametasona:¿un fármaco “milagroso”?

21/06/2020 – Dr. Juan García Puig

El martes 16 se anunció que unos investigadores de Oxford habían descubierto un nuevo medicamento para tratar la Covid-19. ¿Es tan “milagroso” como dicen?

  • ¿Qué medicamento es? Dexametasona.
  • ¿Qué hace? Es un corticoide o corticosteroide. NO es un antibiótico. Como todos los fármacos de esta familia (corticoides) disminuye la “inflamación”. Es el antiinflamatorio más potente disponible. La “inflamación”es un enfrentamiento / reacción del sistema inmunológico frente a una sustancia o microorganismo que invade el cuerpo y es percibido como no deseable. Los corticoides atenuan la “reacción” (antiinflamatorio), pero también disminuyen la capacidad de defensa del organismo. Todos los corticoides actuan de forma similar, pero tienen una potencia “antiinflamatoria” diferente (vertabla inferior).
  • ¿Es muy potente? Sí. La dexametasona es el corticoide más potente conocido. El corticoide más utilizado en nuestro medio es la prednisona y la metilprednisolona (URBASON®). La dexametasona es 5-6 veces más potente que la prednisona o metilprednisolona. Esto significa que con menos cantidad (menos mg) de dexametasona se consiguen efectos similares a los de la prednisona y metilprednisolona. 
  • ¿Por qué es tan eficaz en la Covid-19? NO disponemos (que yo sepa) del informe científico completo. Y hasta que no se haya examinado el estudio por expertos independientes, y publicado, NO debemos “echar las campanas al vuelo”. Pero los resultados anunciados en los medios de comunicación son, ciertamente, muy positivos. Le ofrezco (tabla derecha) los datos esenciales del estudio. La administracíón de dexametasona se asoció a una reducción de la mortalidad a los 28 días del 33% en los enfermos que requierieron ventilación asistida en UCI. En el grupo de enfermos que precisaron oxígeno en el hospital, la disminución de la mortalidad fue del 25%. Por último, en el grupo de enfermos hospitalizados, pero que no requirieron UCI ni oxígeno, la dexametasona, a estas dosis y durante 10 días, NO se asoció a una menor mortalidad a los 28 días.

Este “resumen de prensa” es alentador, pero por ser un “resumen” NO conocemos detalles del estudio muy importantes. Por citar solo dos … ¿eran grupos de enfermos comparables –controles versus dexametasona–? ¿Efectos secundarios? Es probable que con estas dosis “moderadas” durante tan solo 10 días no se hayan documentado efectos secundarios muy relevantes, pero es necesario valorar los posibles perjuicios de cualquier tratamiento antes de su recomendación.

Uno de los investigadores principales del estudio el Prof. Peter Horby, Profesor de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Departamentto de Medicina de Nuffield, de la Universidad de Oxoford, ha dicho: “La dexametasona es el primer fármaco que ha demostrado mejorar la supervivencia de la COVID-19. Este es un resultado extremadamente positivo.

El beneficio en la supervivencia es claro y mayor en los pacientes que requieren tratamiento con oxígeno. La dexametasona debería convertirse en un fármaco pivotal en la atención a estos pacientes. La dexametasona es económica, está disponible en cualquier lugar y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo”.

NOTA ADICIONAL: La dexametasona y otros corticoides se han empleado para tratar la Covid-19 desde que surgieron los primeros casos en España. Pronto se advirtió que muchos enfermos evolucionaban mal por una “tormenta de citoquinas” – es decir, por una reacción inflamatoria exagerada, que normalmente NO se produce en la mayoría de las infecciones respiratorias de causa viral. Ante esta situación los médicos nos planetamos reducir la reacción inflamaroria con cortociodes.

La Dra. Ana Fernández Cruz y otros investigadores del Hospital Universitario Puerta de Hierro, Madrid, han publicado un estudio observación al (todavía no revisado por expertos) con datos de 396 pacientes con Covid-19 tratados con dexametasona. Sus conclusiones son similares a las del estudio de Oxford.

(Impact of glucocorticoidtreatmentin sars-cov-2infection mortality: aretrospective controlled cohort study. doi. )