RIESGO de FALLECER por Covid-19.

riesgo-de-fallecer-por-covid-19

RIESGO de FALLECER por Covid-19.

Texto revisado por el Prof. José Ramón Banegas Banegas, Catedrático de Epidemiología y Salud Pública, Facultad de Medicina, Universidad Autónoma de Madrid.

Parece sencillo, pero no es fácil calcular el porcentaje de los fallecidos y conocer su significado. Lo que en verdad todos querríamos saber es el RIESGO de FALLECER por Covid-19. El rotativo The Guardian explica muy bien estos conceptos en el siguiente video.

Al hablar de “porcentaje de fallecidos” nos podemos estar refiriendo al menos a TRES porcentajes diferentes.

A.- Porcentaje de “casos” fallecidos entre los diagnosticados de Covid-19 (tasa de letalidad de
casos)
:

Cuando oímos que la mortalidad es del 3.5%, 5.2% o 10%, ¿qué significa realmente? Veamos.

Si de 10 personas diagnosticadas de Covid-19 fallece una (ver figura inferior), diremos que la enfermedad tiene una tasa de mortalidad del 10% ([1/10]x100).

Problemas con el denominador de este porcentaje: El denominador (en este caso 10 pacientes diagnosticados) debería contener otros muchos sujetos afectados por el Covid-19 que no se han identificado: (a) pacientes asintomáticos, (b) pacientes leves que no han acudido al médico, y (c) personas infectadas que no se han podido diagnosticar, tal vez por escasez de pruebas de PCR. Todos estos enfermos serían pacientes con Covid-19 y así sabríamos con certeza el número de personas afectadas por la enfermedad.


Problemas con el numerador de este porcentaje: A la hora de contar los fallecidos también pueden surgir problemas: las personas que fallecen en estas circunstancias generalmente tienen varias patologías asociadas. Además, pueden o no estar infectados, y la causa de la muerte puede ser por la infección, por enfermedades subyacentes o por ambas circunstancias. A esto debemos añadir que hay personas que han fallecido en el Hospital, pero otros muchos han muerto en sus domicilios o en residencias, sin que sepamos con certeza si estaban o no infectados. Por tanto, saber cuántos HAN FALLECIDO POR el Covid-19 no es fácil (numerador). Y tampoco calcular el denominador (personas con la infección).


Este cociente es útil para conocer la tasa de enfermedad por grupos de edad, o para valorar la efectividad de ciertos tratamientos, pero NO nos informa del “riesgo de fallecer por Covid-19”. Y eso nunca lo podremos saber a menos que examinemos a TODA la población y sepamos quien SI y quien NO está infectado. Para acercarnos al “riesgo de fallecer por Covid-19” disponemos de otros dos porcentajes. Y como sucede con todos los cocientes, el resultado puede ser mayor si aumentamos el numerador o menor si diminuimos el denomimador, y viceversa.

B.- Porcentaje de fallecidos entre los “infectados” (tasa de letalidad de infectados):
Indica el riesgo de morir si una persona se infecta. Se calcula haciendo un muestreo aleatorio de un grupo (muestra) de personas. Un buen ejemplo es el estudio de seroprevalencia que se está realizando en España para saber cuántas personas presentan anticuerpos (Ac) en sangre frente al virus SARS-CoV-2. En la figura de la izquierda supongamos que examinamos a 24 sujetos, y 10 resultan positivos, es decir están infectados. Debemos seguir el curso evolutivo de éstos hasta la curación o el fallecimiento. Supongamos que mueren 4 de los 10 infectados. Tendremos un porcentaje de fallecidos (“tasa de letalidad de infectados”) del 40%(“riesgo de fallecer si resulta infectado”).


C.- Porcentaje o riesgo de fallecer por la enfermedad (Covid-19) en la población general (tasa de mortalidad cruda):
Indica el riesgo de morir con respecto a toda la población. Dicho de otro modo, la proporción de la población global que fallece por esta enfermedad. Dado que no sabemos cuántos se infectarán por este virus, no podremos saber esta cifra hasta que haya terminado la epidemia y sepamos quién ha adquirido la infección (mediante la determinación de PCR si la infección es reciente y/ó los Ac si han transcurrido más de tres semanas) y la ha superado o no (fallecido).


En suma: Podemos calcular el porcentaje de “fallecidos” de tres formas diferentes. Dos que nos informan del “riesgo de fallecer”: (B) con respecto a los infectados (ver figura inferior, “Risk of dying if infected” [B, en rojo]), y (C) con respecto a toda la población (“Risk of dying in populations” [C, en color albero]). La forma de calcular el porcentaje de “fallecidos” (A) nos ofrece una información limitada pero muy útil para entender la enfermedad, sus características, a quien afecta más y cómo, y para valorar la seguridad y eficacia de los tratamientos.

Además, debemos saber que la mortalidad poblacional depende de otras dos variables: la incidencia y de la letalidad. La incidencia (casos nuevos que se diagnostican de la enfermedad) depende de los factores de riesgo para enfermar (e.g., edad, co-morbilidades, y el propio agente causal –carga viral, etc). Y la letalidad (muerte entre los afectados) está ligada a la efectividad de la atención médica (e.g., los tratamientos) que influyen en la evolución de la enfermedad.

Otro aspecto crucial a la hora de contar los fallecidos por Covid-19 es si la muerte ha estado directamente relacionada o no con la infección viral, lo cual no siempre se puede afirmar de forma categórica, incluso con la inestimable información que nos ofrece la autopsia.